Español English
×
 x 

Carro vacío
Buscar

A continuación, les ofrecemos una serie de consejos a tener muy en cuenta si quieren alagar la vida de su calzado y que sigan luciendo como el primer día, estos sencillos tips, que no todos conocemos, son cuidados básicos que nunca más olvidaremos:

  1. No amontonarlos:

Este primer consejo parece evidente, pero es complicado encontrar un lugar de la casa para colocar nuestros pares de zapatos en sus cajas, ya que ocupan mucho espacio, por ello otra opción es colocarlos en un zapatero, pero siempre limpios y en un saco de gamuza que los proteja de cualquier roce evitable.

Cuando buscamos un calzado adecuado, normalmente miramos su aspecto, pero raramente miramos el material del que está hecho y si es el más útil para la función que le queremos dar y para nuestro pie, para poder elegir con más criterio, a continuación, veremos distintos tipos de pieles, que aun siendo todas pieles cada una tiene unas características que la definen como única.

Piel de vacuno:

Esta piel se caracteriza por un tacto suave y engrasada, a la vez que rígida y con una estructura maciza.

La principal ventaja que tiene esta piel es la resistencia al desgaste, pero sin perder la transpirabilidad y sin dejar de ser cómoda y elástica.

Estas características hacen de ella una opción perfecta para zapatos más sólidos de uso diario y deportivos o endurecidas mediante curtido para realizar las suelas con gran transpiración.

 

Los pies, pueden ser una de las partes de nuestro cuerpo que más sufren a lo largo del día, ya que deben soportar nuestro peso corporal, bien sea, estando en un lugar fijo o caminando. Por ello deberíamos de cuidarlos mucho más de lo que lo hacemos, y como veremos a continuación, una buena manera de empezar a preocuparte por tus pies es utilizando un calzado adecuado.

El material con el que se realizan los zapatos representa un 70% de la calidad del calzado, siendo el 30% de su calidad el montaje del mismo. Debido a esto, en las siguientes líneas vamos a centrarnos en los materiales, para comprender mejor la importancia de utilizar piel para tener una buena salud podológica.

La piel es un material ante todo natural, por lo que ofrece transpiración. Esta característica es una de las más importantes, ya que al ser un material poroso permite una mayor higiene, reduciendo la irritación del pie y reduciendo la posibilidad de que aparezcan hongos. Muy relacionado con esta cualidad está la de la absorción, ya que también es capaz de absorber el sudor reduciendo la humedad dentro del calzado y creando una sensación de frescura. Estas ambas cualidades consiguen que la temperatura de los pies se mantenga calientes en inviernos y más frescos en verano.

Otra de las diferencias a destacar con las imitaciones sintéticas es, sin duda, que estas últimas suelen provocar muchas más alergias, debido por ejemplo a las tinturas que utilizan, unido a su poca transpiración que poseen. Podemos considerar la piel un material hipo alergénico, ya que son muy pocos los casos en los que se detectan estos casos utilizando este material.

La flexibilidad es otra característica que hace única la calidad del zapato de cuero, haciéndolo mucho más blando y cómodo, consiguiendo adaptarse al pie en cada persona, momento o problema que tengamos en él. EL pie a lo largo del día sufre variaciones de tamaño, dilatándose y encogiéndose dependiendo de la temperatura que alcance, por ello es importante usar este material sobre todo en el “empeine” del zapato.

 

Esta flexibilidad le permite ser un material mucho más duradero que los materiales sintéticos, ya que al utilizarlo varias horas realizando los movimientos normales de la marcha la piel va cediendo y acomodándose a la postura sin llegar a agrietarse o partirse como sucede con los otros materiales. Además, si cuidas tu calzado de piel con los productos adecuados para su limpieza, podrás conseguir alargar su vida útil y que luzcan en un perfecto estado a pesar de su uso durante mucho tiempo.

 

Como antes hemos comentado también es importante el montado del calzado y los zapatos de piel suelen carecer de costuras internas por lo que desaparece el roce con molestos pliegues evitando heridas y ampollas muy comunes, sobre todo en zapatos nuevos.


TOP

Este sitio web al igual que la mayoría utiliza cookies propias y de terceros, para poder ofrecer nuestros servicios y para llevar un análisis estadísticos de las visitas.